Publicar novelas por Instagram, ¿la nueva tendencia?

Que el internet en general y las redes sociales están revolucionando las relaciones sociales, la forma de crear y las comunicaciones, no es noticia. El arte ha tenido que adaptarse a las nuevas formas y tiempos, a que las personas ya no leemos como antes, a la instantaneidad de publicaciones, etc.

Rachel Hulin, una escritora y fotógrafa neoyorquina, ha sido la primera en publicar un novela por medio de posteos de Instagram. La novela se titula Hey Harry, Hey Matilda y cuenta la historia de dos gemelos treintañeros, mediante mails que se mandaron, lo que podríamos llamar una novela epistolar del siglo XXI. Hulin se refiere a la experiencia como “transmitir una novela en vivo”, en una entrevista con el medio Business Insider.

HEY HARRY, I’ve changed. I’ve dyed my hair dark, nearly black. I’m a new person, Harry, but not in a bad way. I’m like Angelica Huston awesome. Perhaps I’ve reached that age where I can imagine myself more at 40 than at 20. In this case, I must make plans to look my best. Start collecting timeless clothing in good fabrics. Develop a signature red lip. I think it was those lights coming at me on the highway. They made me brave finally. I have a new seriousness, a new purpose, a new hair stylist. Sharon lovingly turned me into this dark brunette. No more boxes for me, Harry. Why do your all hair stylists want to malign the stylist that came before? Are they just bitter by nature? Or do they all have flaws only their own kind can see?

Una publicación compartida por Matilda and Harry Goodman (@heyharryheymatilda) el

Por otro lado, la española Leticia Sala, quien empezó escribiendo sus pensamientos y compartiendo escritos en las redes sociales, acaba de editar su libro Scrolling After Sex, contrato que se le ofreció por su gran exposición en las redes sociales. Sobre su peculiar experiencia en redes Sala cuenta a La Vanguardia:

“Hasta entonces hacía un uso cotidiano de la red, subiendo mi día a día y fotografías de los viajes que hacía. Fue durante una temporada que me quedé sin trabajo que pensé que podría subir lo que iba escribiendo en mi móvil. Me encanta escribir y tenía muchas notas. De un día para otro, la gente empezó a interesarse por mí y a comentarme sorprendida, pues no era habitual ver texto en Instagram en vez de imagen. Creo que les descoloqué. Les mostré algo diferente a lo que estaban acostumbrados y eso les gustó”.

#scrollingaftersex it’s a date hoy en @galeriah2o a las 20:30 ?✍?#poema

Una publicación compartida por ?ETICIA SALA (@leti.sala) el


De cualquier manera, estos son sólo dos ejemplos de cómo el arte toma los nuevos lenguajes, lejos de anquilosarse y perder el tiempo en lamentos, se adapta a la nuevas tecnologías, tomando los nuevos territorios de creación.